Neurociencia: Cómo funciona nuestra memoria

17 Jul 2018

Nosotros podemos recordar cosas, como la canción de hace unos 10 años, porque estas se relacionan y se integran fácilmente en nuestro cerebro, o es algo que recuperamos o usamos varias veces a lo largo del tiempo. Una persona promedio que quiera aprender física cuántica por primera vez le podría resultar muy difícil retener toda la información necesaria, ya que en su cerebro no existe el conocimiento básico para que la nueva información se adhiera o se mantenga en nuestra mente.

Por otro lado, estudios han demostrado que para poder formar un recuerdo en nuestra mente es necesario que se realice un proceso físico. Por ejemplo, cuando escribimos los artículos que queremos comprar en la lista del supermercado, ese papel está sufriendo un cambio físico para que la información quede grabada allí. También, cuando guardamos un documento en nuestra computadora, ocurre un proceso físico fuera de nuestra vista que permite que podamos mantener la información en el disco duro de la computadora. Aunque no lo crean, estamos en una era donde podremos almacenar nuestros recuerdos en un dispositivo. Puedes echar un vistazo al reportaje aquí.

Entonces, ¿debe existir un proceso físico en nuestro cerebro para poder almacenar algún recuerdo? Sí, y todo se debe a la compleción de ese proceso correctamente.

Existen estrategias para estructurar mejor lo que creemos que puede parecer información no relacionada para conectarla con la que ya tenemos para así recordar fácilmente las cosas. Sin embargo, cambiar u organizar los procesos físicos en nuestro cerebro que permiten que recordemos está fuera de nuestro alcance por los momentos. Y eso por eso que somos muy propensos a olvidar cosas seguidamente.

Existen diferentes mecanismos que el cerebro usa para deshacer y anular esa relación entre lo nuevo y lo que ya existe, haciéndonos olvidar la información. Por eso, es importante reconocer que el olvido es un proceso natural de nuestro cerebro, y no un mal trabajo de nuestra memoria para recordar algo.

Podemos ver un ejemplo de olvidar una información a continuación: Si recordamos el número de teléfono de una amiga, pero esa amiga se muda a otro país y cambia de número, recordar el número anterior es inútil, por lo que nuestro cerebro lo deshecha naturalmente para recordar el nuevo.

Al igual que cualquier actividad que queremos dominar y no olvidar, como un deporte o un videojuego, debemos practicar y practicar. A continuación, te traemos algunos consejos para perfeccionar nuestra memoria:

  1. Dormir bien por la noche: Perder el sueño o no dormir lo suficientemente puede comprometer nuestra salud y evitar tener una función cerebral óptima.
  2. Hacer ejercicio regularmente: Es importante para su estado de ánimo, su sueño, su corazón y su mente, particularmente la parte involucrada en la memoria.
  3. Repetir o volver a aprender la información: Cuanto más aprenda o recuerde la información una y otra vez, mejor conservará la información.
  4. Pon a prueba lo que sabes: Las pruebas son útiles porque te dicen lo que sabes y lo que no.
  5. Crea tu “palacio de memoria”: Visualiza los elementos o números que quieres recordar en distintas habitaciones de la casa.